Trabaja duro y que nada te pare

El éxito es hacer lo mejor de lo que decidas hacer en el momento en el que decidas hacerlo. Se trata de alcanzar tu estado ideal, enfocarte en el momento presente y dar tu mejor versión. Tienes que jugar todo el rato al 100% y con la mejor actitud. Porque la actitud va a multiplicar tus posibilidades de éxito. Te va a dar la energía y la fuerza que necesitas para marcar la diferencia.

Para alcanzar el éxito, antes tiene que mirarte, conocerte y entenderte bien. Es importante ser consciente de las limitaciones y de las barreras personales que tienes y que tienes que superar para seguir adelante, sean barreras deportivas, profesionales o personales. Ante una limitación, crea un nuevo hábito potente y mantenlo. Cuando consigas superarla, habrás mejorado, estarás creciendo y ya habrás ganado un tanto. Y podrás enfrentarte a tu próximo límite.

Trabaja la defensa y cuando lo tengas, pasa a un golpe nuevo. Un golpe detrás de otro. Un hábito detrás de otro. Porque cambiarlos es difícil y hay que hacerlo de forma ordenada, estructurada y segura. Así vas creciendo y te diriges paso a paso hacia tus metas con energía y dando lo mejor de ti mismo.

COMPÁRTELO EN: